Para este mes

Enero.

Este es un mes de descanso en la colmena. Para protegerse del frío, las abejas forman un gran racimo. La reina se coloca en medio de todas sus hijas. Cuanto más frío hace, más se aprieta el racimo y más miel consumen. Es su forma de mantener el calor, que ronda los 20º.

Las abejas que están en la periferia del racimo, al quedarse frías, se introducen más adentro para calentarse, y las del centro las reemplazan. En las noches heladoras del mes de enero, el racimo de abejas tiene mucho movimiento, las abejas se quedan frías muy rápido, entonces el reemplazo de abejas calientes por frías tiene que ser muy rápido, de lo contrario muchas abejas del exterior del racimo morirían de frío.

Es conveniente revisar la colmena para controlar la humedad, inclinando ligeramente la colmena hacia delante si vemos que se acumula agua en el interior. En la medida de lo posible, haremos esta revisión evitando abrir la colmena, ya que bajaría la temperatura interior de repente, provocando un mayor consumo de reservas de miel e incluso la muerte por asfixia de la reina, ya que se encuentra en el centro y todas las obreras intentarían protegerla del frío acercándose a ella.

Es necesario controlar las reservas que tiene la colmena, ya que en caso de que el invierno sea largo y muy frío, tendremos que continuar alimentando la colmena. El producto tradicional de alimentación de la colmena en invierno es el candi, que es una masa de azúcar sólido que contiene aproximadamente el 15% de agua y el 85% de sacarosa.

Posicionamiento web SEO