Otros productos

El polen Los granos de polen son una multitud de cuerpos microscópicos contenidos en los sacos polínicos de la antena de la flor. Las abejas los recogen en unos pequeños cestos situados en las patas traseras para transportarlos a la colmena. Es su única fuente de proteínas, aminoácidos, lípidos, vitaminas y minerales. No puede ser realizado sintéticamente en laboratorios.

• Un kilogramo de polen contiene tres veces más cantidad de proteína que la misma cantidad de carne.

• Es el único nutriente conocido para la próstata.

• Un estudio realizado en 1946 demostró que la mayoría de los longevos de más de 100 años eran apicultores que consumían polen diariamente.

• En el polen se encuentran casi todas las vitaminas.

• Para conseguir un kilogramo de polen, una abeja tiene que hacer más de 60.000 vuelos.

• La única forma conocida de aprovechar el polen es mediante la abeja melífera.

• Las abejas, mediante la recogida de polen, aseguran la polinización de más del 60% de las flores.

• El polen es el único alimento que contiene los 22 aminoácidos de la naturaleza.

El propóleo Las abejas recogen propóleo cuando no tienen miel o polen a su disposición en el campo, principalmente en otoño, cuando llegan los primeros fríos. Lo utilizan sobre todo para cerrar grietas y así evitar corrientes de aire o frío o incluso otros insectos molestos y para barnizar el interior de la colmena con fines desinfectantes y antifúngicos.

El propolen contiene resinas y bálsamos (un 50%), cera de abeja (un 30%), aceites esenciales (un 10%), polen y diversos materiales minerales: aluminio, plata, bario, boro, cromo, cobalto, estaño, hierro y muchos otros. También contiene provitamina A y vitaminas del grupo B, especialmente B3. Entre las propiedades medicinales que se le reconocen a este producto están: antibióticas (bactericida y fungicida), antivirales, antitumorales, cicatrizantes, antiinflamatorias, analgésicas, antialérgicas, epitelizantes, anestésicas e inmunoestimulantes.

Su utilización en seres humanos debe hacerse con reserva, preferentemente con recomendación médica.

La cera La cera no es una producción vegetal, sino una secreción animal de las abejas. La segregan voluntariamente a través de las glándulas ceríferas de las obreras jóvenes. De ahí, por medio de sus patas posteriores, la llevan a la mandíbula y la mastican, impregnándola de saliva y adicionando pequeñas cantidades de polen y propóleo.

• Una gran parte de la cera extraída de las colmenas vuelve de nuevo a ellas en forma de láminas de cera.

• En la antigüedad, toda la cera era destinada a la fabricación de velas.

• Hoy en día, la cera es empleada en electrónica, armamento, industria textil, industria vidriera, industria papelera, etc.

• Se utiliza en medicina para bálsamos, ungüentos, supositorios, pomadas, emplastos.

• En cosmética, en la composición de cremas limpiadoras, astringentes, de belleza, de afeitar, en barras de labios.

• La cera constituye una excelente substancia de base para la mayor parte de los productos cosméticos.

La jalea real La jalea real es un líquido de aspecto viscoso, de color blanco amarillento, de olor y sabor ácidos. Es producto de la secreción de las glándulas hipofaríngeas y de las glándulas mandibulares de las obreras de cinco a catorce días de vida. Se trata del alimento de todas las larvas los tres primeros días de vida y de las reinas durante toda su vida, lo que las hace fértiles, longevas y más grandes que las obreras. La jalea real: • Estimula la circulación sanguínea. • Actúa favorablemente en las afecciones del tracto gastrointestinal y úlceras de duodeno. •Contiene hormonas sexuales: estradiol, testosterona y progesterona. • Estimulante biológico y energético de las diferentes funciones orgánicas. • Baja la tasa de colesterol en sangre y asegura la reglobulación en casos de anemia. • Mejora el estado de personas afectadas de trastornos cardíacos. • Rejuvenece las células de la epidermis. Suaviza y afina la piel.

cera jalea real polen
Posicionamiento web SEO