Miel y salud

•  La miel tiene efectos antibacteriales y se puede aplicar en las heridas donde resulta difícil poner un vendaje. Incide en el crecimiento de células que reparan los tejidos.
•  Las quemaduras que se untan inmediatamente con miel sanan bien, sin infección y dejan menos cicatrices.
•  La miel cura la resaca. Al contener un 40% de levulosa, acelera la oxidación del alcohol por el hígado.
•  Para quitar la afonía, nada mejor que hacer gárgaras con una mezcla de miel, zumo de limón y agua tibia.
• La miel contiene gran cantidad de glucosa fácilmente asimilable y produce un efecto muy favorable sobre el miocardio. En casos en que la cura dependa de la capacidad de trabajo del corazón, la miel activa su actividad y nutre sus células.
•  La glucosa de la miel contribuye a la flebectasia, es decir, la dilatación de las venas, y por eso mejora la circulación. Además, aumenta la hemoglobina en sangre.
•  Actúa también sobre las inflamaciones del músculo cardíaco, sobre la tensión arterial y mejora el estado de las paredes arteriales, por lo que ayuda en el tratamiento de la arterioesclerosis.
• El contenido en fructosa y glucosa contribuye a combatir las afecciones hepáticas. La glucosa se absorbe rápidamente, proporcionando un torrente de energía casi instantánea, mientras que la fructosa se absorbe más lentamente.
•  En la práctica clínica se está utilizando la miel en los tratamientos de enfermos del hígado. Su alto contenido en fructosa consigue curaciones más convincentes que las de la glucosa sola.
•  La miel tiene efecto diurético, aumenta la vasodilatación y ayuda a combatir las infecciones de estas vías y la formación de cálculos.
•  La miel tiene efecto sedante, con lo cual puede ayudarnos a descansar y se utiliza en tratamientos antiestrés.
•  En definitiva, la miel contiene todas las vitaminas que bromatólogos y expertos en nutrición consideran necesarias para la salud: las del grupo B, tiamina, niacina, riboflavina, ácido pantoténico, piridonxina y biotina, además de ácido ascórbico o vitamina C. Todas ellas juegan un papel fundamental en la nutrición humana.
•  Para las enfermendades del corazón se recomienda tomar miel con canela. Tomar esta mezcla untada en pan por las mañanas reduce el colesterol de las arterias, previene ataques de corazón, mitiga la pérdida de aliento y fortalece los latidos del corazón.

Miel y salud
Posicionamiento web SEO